Top 5: películas con escenas asquerosas

Martes, 22 de marzo del 2011 1:27 am comentarios

Un top 5 de películas con escenas realmente shockeantes – escatológicas, algunas, plenamente violentas, otras – que prueban que no se necesita lo explícito de Saw para que te contornees de incomodidad en la butaca de un cine.

Los fanáticos del cine gore lo saben bien: la sangre y las vísceras retratan muy bien en el cine. De hecho existen un puñado de películas clase B que hacen de estas dos sus protagonistas, sus vedettes indiscutidas. Los talibanes del género los defienden y los disfrutan – cuando se sientan a ver Hostel, por ejemplo, saben a lo que atenerse. Pero muchas veces encontramos escenas realmente perturbadoras en películas que se alejan de estas descripciones. Acá un top5 de películas con escenas shockeantes – escatológicas, algunas, plenamente violentas, otras– que prueban que no se necesita lo explícito de Saw para que te contornees de incomodidad en la butaca del cine.

5) Hannibal  (Scott, 2001)

Hannibal es la secuela de “El silencio de los inocentes”, uno de los mejores thrillers de los noventa. Acá ClariceStarling, la agente del FBI con quien HannibalLecter (Anthony Hopkins) juega, no es interpretada por la genial Jodie Foster sino por Julianne Moore.  En “Hannibal”, el único sobreviviente de Lecter, Mason Verger (Gary Oldman) intenta capturar y torturar al famoso psicópata – Verger, deforme y rico,  quiere venganza y en “Hannibal” las limitaciones entre cazador y presa se borran todo el tiempo. Finalmente, la escena horrible de esta película sin demasiados sobresaltos, la protagonizan Lecter y el jefe de Clarice Starling, Paul Krendel (Ray Liotta). Lecter droga a Krendel en una casa de vacaciones y, a la hora de la cena con Clarice como testigo, le abre la cabeza y le da de comer su propio cerebro. Bastante asqueroso.

4) Monty Python And The Meaning of Life (“Monty Python y el sentido de la vida”, Jones, 1989)

Soy fanática absoluta de MontyPython y estoy convencida de que ningún grupo cómico produjo tanto material de tan buena calidad a través de 40 años, desde su nacimiento en la serie de televisión FlyingCircus en los 60. Como dije una vez, son Los Beatles de la comedia. Y no sin un poco de orgullo los incluyo en esta lista con “Themeaning of life”, la más vapuleadas de todas sus películas pero también una de mis preferidas. Ahí hay escenas realmente hilarantes – el sketch de “Every Sperm Is Sacred” te cuenta, en 5 minutos, todo lo que necesitas saber sobre la religión, el sexo y la hipocresía – y otras un poco asquerosas, como las del trasplante de riñón. Pero perturba, por sobre todas las cosas, el personaje de Mr. Creosote que interpreta Terry Jones con total genialidad años antes de que nos acostumbrásemos a las películas con máscaras de latex. Mr. Creosote es un obeso horrible, desagradable, que come una cantidad extraordinaria de comida y pide un balde para vomitar. Tentado por el mozo (aplausos para John Cleese), se come una última mentita para finalizar una comida titánica y los resultados son por demás desagradables.

3) American History X (Kaye, 1998)

En “American History X” Edward Norton interpreta a Derek Vinyard, un neo-nazi Americano, un skinhead que ve en la “affirmative action”, una política real del gobierno para facilitar el acceso de las minorías a puestos de trabajo y becas universitarias,  la razón de todos los males de la clase obrera blanca americana. Su odio llega al climax cuando mata a dos negros, a uno de ellos de una patada en la cabeza. En esa escena Norton está cegado por el odio y es interesante la manera en la que se naturaliza la violencia de un disparo pero nos impresiona la muerte de alguien aplastado contra el cordón de una vereda. Vinyard va a ir a la cárcel y va a reformarse y al salir va a tratar de que su hermano, Danny (Edward Furlong) no caiga en el mismo camino del resentimiento racial. Tal vez ya sea demasiado tarde.

2) 127 horas (127 horas, Boyle, 2010)

Está vez Danny Boyle, director de Trainspotting (ver abajo) y Slumdog Millionaire, explora las dificultades de Aron Ralston (James Franco) para sobrevivir después de quedar atrapado en una grieta mientras escalaba solo en Utah. Aron la tiene difícil: mientras se divertía solo, escuchando música y caminando por el desierto, se cae y su brazo queda atrapado bajo una roca. Lo que sigue son 127 horas de reflexiones solitarias de Ralston atrapado y sin salida y las medidas extremas que va a tomar para sobrevivir. Porque de eso se trata 127 horas: de querer vivir. Lo extremo de 127 horas – y a esta altura y no es un spoiler – es la manera en la que Ralston se corta el brazo. Boyle nunca le hizo asco a las escenas fuertes, a los golpes que despiertan al espectador y lo ponen ahí, en el medio de una escena dotada de realismo.

1) Trainspotting (Boyle, 1996)

Una de las películas más controversiales de los 90, la gran Trainspotting, también de Danny Boyle plantea preguntas que rara vez se dan en el cine mainstream: ¿Vale la pena tener una vida convencional, poner la mesa, lavar los platos, tener un trabajo, ser un miembro útil de la sociedad? Para responder esta pregunta hace uso de Mark Renton (EwanMcGregor), un drogadicto que varias veces intenta salir del circuito de delito y drogadicción en el que está inmerso, en las frías calles de Edimburgo. Tiene un grupo de amigos que están tan perdidos como él: Spud (EwenBremmer), un imbécil, SickBoy (Jonny Lee Miller), Tommy (Kevin McKidd) y  Begbie interpretado por el genial Robert Carlyle. La película dura 94 minutos pero si la ves seguro que no lo podés creer: pasan tantas cosas en Trainspotting y están contadas de una manera tan rápida que es difícil no sentirse un viajero en la vida de estas personas cuyo destino parece ser bastante negro. Si la viste, seguro que no sabés de cuál de todas las escenas desagradables de Trainspotting estoy hablando: no es la muerte de Dawn, la bebita del grupo de drogadictos que se pasea entre jeringas la primera parte de la película, ni tampoco la excursión de Renton a un baño público después de experimentar con un supositorio de heroína; hablo de la escena de la sábana y el excremento que protagoniza con cara de póker el tarado de Spud.

@Florws

Etiquetas:

Comentarios

  1. [...] película de Danny Boyle encabezó nuestro Top 5 de películas con escenas asquerosas y en buena medida: los drogones de Trainspotting van a cualquier extremo para conseguir heroína y [...]

Más Loco x el Cine