Películas de culto – Payasos Asesinos del Espacio Exterior

Martes, 19 de junio del 2012 11:29 am comentarios

Un circo que no es lo que parece.

“¿Estamos solos en el universo?” Esta pregunta plaga a la humanidad desde que las primeras personas ganaron conciencia; es un interrogante tan poderoso que una multitud de grandes obras se valieron al usarlo de origen. Y entre los resultados de los productos salidos de nuestras dudas, se originaron los relatos sobre extraterrestres, seres que fueron inmortalizados en historias de libros, programas y films. Algunos de los relatos sobre ellos nos dieron esperanza, otros provocaron terror, mientras que otros, como la película destacada en esta nota, causan risa descontrolada. En este caso, hablaremos de una producción con la cual la palabra bizarra se queda corta: Payasos Asesinos del Espacio Exterior (Killer Klowns From Outer Space, 1988).

Es una noche hermosa en un pequeño pueblito rural de Estados Unidos. Mientras los jóvenes se preparan para divertirse y la ley se apronta para controlarlos, surge algo especial en el firmamento: una estrella fugaz, que de repente cae y choca en el medio del bosque. Intrigada, una pareja de adolescentes decide investigar acerca del objeto caido, solo para encontrar de que en realidad se trata de una nave alien, repleta de hambrientos seres del espacio exterior. Aterrados, nuestros héroes escapan a alertar a las autoridades, pero nadie parece creerles. Solo después del ataque masivo a la comunidad se les hará caso, pero puede que sea demasiado tarde.

Si esta sinopsis les suena familiar, entonces son familiares con el trato a los alienígenas en el cine de ciencia ficción de la década de 1950. Satirizando films como Invasión de los Usurpadores de Cuerpos o La Mancha Voraz y sus clichés que amamos (el lugar en el medio de la nada, los adolescentes de 30 años, los pueblerinos ciegos y sordos a los reclamos, el ataque casi kármico del tercer acto), esta película se pasa y mete un elemento sorpresa: en esta ocasión, los extraterrestres son un grupito de payasos deformes que paran en la Tierra por un bocado rápido de carne humana. Así, además de parodiar las convenciones del género de invasión, tenemos escenas dedicadas a los clowns, esos seres que, extrañamente, causan risas o temor dependiendo de a quien le preguntes. Gracias a la gran labor de producción, la apariencia de esta figura queda entre lo macabro y lo estúpido, dando lugar a grandes escenas excéntricas.

Todos los objetos clásicos pasan a tener otro uso: la carpa circense es la nave espacial, el algodón de azúcar es un capullo mortal, los pochoclos pueden transformarse en criaturas deformes, los globos son celdas de cautiverio, y los animales de globos se vuelven sabuesos rastreadores, y eso no es nada. A medida que avanza la película, sus locuras se vuelven más y más grandes, hasta que todo culmina en un enfrentamiento mortal que incluye rayos lasers de helado, laberintos de terror y un enfrentamiento con un alien titiritesco que comparte un par de rasgos con Godzilla.

Extrañamente, el film dirigido por Stephen Chiodo (quien, con sus hermanos, también fue responsable del trabajo de Critters, Team America: Policía Mundial y episodios de Los Simpsons) fue recibido en su momento negativamente: criticada como si fuera una de las películas a la que se parodiaba, recaudó menos de un décimo del presupuesto de dos millones de dólares. Pero con el paso de los años, las sectas bizarras respondieron: esta producción se hizo popular en televisión y video, consiguiendo un seguimiento que llevó a líneas de juguetes, CDs y, recientemente, el anuncio de una secuela: El regreso de los payasos asesinos del espacio (The Return of Killer Klowns from Outer Space), que está planeándose para un estreno en 3D en el 2013.

Merecida recepción para un clásico humorístico que, mezclando terror y comedia, parodió con cariño a un género que siempre recordaremos. Así que la próxima vez que pases cerca de un circo, pensalo dos veces: siempre puede haber una sorpresa.

@JoniSantucho

Etiquetas:

Más Loco x el Cine